..........................................................................................................................................

inevitable
..........................................................................................................................................

Tatuaje.
Tinta negra, 15 x 1 cm.
2005


“...si nuestro cuerpo es el órgano de lo posible lleva también y simultáneamente el sello de lo inevitable. Por eso, el discurso sobre el cuerpo nunca puede ser neutro. Hablar del cuerpo es aclarar más o menos uno u otro de sus dos aspectos: el aspecto a la vez prometeico y dinámico de su poder demiúrgico y ese ávido deseo de goce y ese otro aspecto trágico y lastimoso de su temporalidad. De manera que toda reflexión sobre el cuerpo es, quiérase o no, ética y metafísica: proclama un valor, indica una cierta conducta y determina la realidad de nuestra conducta”.

BERNARD, MICHAEL. El cuerpo. Ed. Paidós. Barcelona, España, 1985, pág. 12.


Prometeico: Del mito griego de Prometeo, honrado y castigado por robar el fuego y dárselo a los humanos. Introductor del fuego e inventor del sacrificio. Considerado como el protector de la civilización humana.

Demiúrgico: Demiurgo, propio de él. En la filosofía de los platónicos y alejandrinos, dios creador.


inevitable. Patricia Aragón Martín